Livin' La Vida Aurea

19 marzo 2010

Cuando Aurea Conocio A Jesper: Yo, Antes De Ti Pt.3

Mi secundaria era una escuela de paga, así que en el mismo edificio había primaria y secundaria. Hasta abajo del edificio había una cooperativa, o una tiendita, dónde se vendía comida muy buena. Hacían unos chilaquiles, que bueno, se me hace agua la boca solo de pensar en ellos. Como sea, para hacernos sentir un poco más exclusivos a los de secundaria, nos hicieron una cafeteria en el gallinero, o sea, en la parte de arriba del edificio. Y pues "los cools" estaban ahí. Pero por alguna razón a mis amigas y a mí nos gustaba más la tiendita de abajo, seria por los chilaquiles? O por qué no eramos cool?

El gallinero se había convertido en el lugar de Christian. Así como John Travolta y sus amigos en Vaselina en las bancas del campo de fútbol. Así que el amigo de Christian, que por más que intento no me acuerdo de como se llamaba, me llevo a ese lugar. Me puse nerviosa, muy nerviosa. Un millón de ideas pasaron por mi cabeza, pero la más latente era que me fuera a decir que lo dejara de molestar.

A mis amigas las deje abajo y solo sentía como me seguían sus miradas. Estabamos en el segundo receso, teníamos uno a las 10.30 de media hora y creo que el segundo a la 1.20 de 15 minutos, pero ya no recuerdo muy bien. Subí con el corazón en la garganta y cuando llegue ahí lo ví a lo lejos, aún veía bien sin lentes, y lo ví sonriendo, y supe inmediatamente que mi pensamiento estaba equivocado.

Ahí estaba, con su chamarra de piel y su actitud de James Dean, juro que solo le faltaba el cigarro entre los labios, pero él no fumaba.

- Hola.
- Hola. Penelope?
- Prefiero Aurea.
- Aurea, Aurea... Yo soy Christian.
- Sí...
- Aurea?
- Sí?
- Me gustas mucho. Quieres ser mi novia?
- Mmmm.
- Mmmm?
- Ajá.
- Ajá?
- Sí.
- Te puedo dar un beso.
- Nop, estamos en la escuela.

Me sonrió. Y sonó la campana. Caminamos sin decir nada. Me dejo en la puerta de mi salón. Y les juro que fue como en esa escena en Twilight cuando Bella y Edward llegan juntos a la escuela por primera vez.

Ana M. estaba enamoradísima de él, y días antes había platicado que se hablaban por teléfono y que Christian le íba a llegar pronto. Ups.

Cuando salimos de clase ahí estaba él esperando por mí. Había sido la última hora y era hora de ir a la casa. Me pregunto por mí teléfono y caminamos a la salida.

- Te quiero tomar de la mano.
- Te digo la verdad?
- No quieres ser mi novia?
- Te quiero tomar de la mano pero estoy tan nerviosa que me estan sudando.

Se rió y me tomo la mano.

Tuvimos una relación bastante larga, para la edad que teniamos. En San Valentín me regalo un peluche de Tigger al que le había puesto de su perfume. Fuímos a fiestas de 15 años juntos, bailamos y nos dabamos besos "de piquito". Él me cantaba y todos los días me llamaba por teléfono. A los tres meses me tendieron una trampa. Un amigo me invito al cine diciendome que el resto de los amigos íban a ir, pero resulto que su malvado plan era que fueramos solo él y yo. Cuando llegue al cine me dijo que los demás ya no íban a llegar y yo le dije que mejor fueramos por unos helados. Christian me vio, y no me creyo mi historia, y por teléfono (!) me término.

Pero no sobrevivio ni tres semanas sin mí.

Ana M. se había aprovechado de la situación. Christian, dolido, acepto los avances de Ana M. que nunca se le separaba. Yo sentía raro. Me daba corajito que no me hubiera creído pero extrañaba sus llamadas y simplemente su compañía. Pero me hice a la idea de que ya todo había acabado y ahora él estaba con Ana M.

Ana M. tenía una "amiga" a la que llamaremos A. Ellas eran frenemies de verdad, se odiaban pero aún así ahí andaban juntas, sus ganas de criticar las unian. Pero de cierta forma A me veía maternalmente. Nunca fuímos amigas pero nos llevabamos bien, luego me buscaba en los recesos y me decía quien se le hacía naco y quien no, al final todos eran nacos. Era super fresa, y a mí eso se me hacía muy gracioso y yo le daba su avión y ella féliz de que yo le diera su avión. Bueno, pues fijense "manitos", que un día llega A y me dice: No es verdad lo que dice Ana M. Christian quiere regresar contigo. Quiere que lo vayas a ver ahorita.

Me dio más alegría el hecho de que a Ana M. la cacharan en la mentira que el hecho de que Christian quisiera regresar conmigo. Pero la verdad lo extrañaba. Pero no íba a ceder tan fácilmente, me dolio que no me hubiera creido. Lo hice que viniera a mí para empezar, le prohibí que hablara con Ana M., bien loca yo, a lo que me respondió que le caía super mal, que era super loca, y que le daba miedo, o sea Ana M, no yo, jaja.

Ana M. falto durante tres días a la escuela después de que el chisme corrió. Cuenta la leyenda que se moría de la pena.

Solo duramos dos meses más. Términamos porque él ya se íba a la prepa y yo estaba cayendo por ese amigo que me tendio la trampa, M.

Pero ese no fue el final definitivo con Christian.

Besos Con Memoria Fotográfica,

Aurea.



5 comentarios:

Tu Mamá dijo...

Siento un vuelco en el estomago solo de recordar cuando se te hace con el chavo que te gusta. Que emoción¡¡¡¡

Te amo

Julie dijo...

No, me dejas como viernes con el cliffhanger de telenovela Aurea!

Hasta deje de escribir un post cuando vi tu update en el Reader. Qué emoción! Segura que no quieres escribir telenovelas? XDD

Besos.

GeNmA dijo...

"The enemy of my enemy, is my friend" OOOH MY GOD! This is the best love story I've ever heard in my life!.Es bien padre y chistoso saber como jala nuestro cerebro y cómo recuerda unas cosas y otras no.
Ya escribe el capítulo que sigue no?
n_n /

Anónimo dijo...

Me esta gustando tu historia. Espero más y más.

un gran abrazo

saludines ;D
Alma

Maña dijo...

Jajajaja chaaaaaale ibamos a la tiendita de abajo xq no eramos cools? jajaja yo creo.....